• Fui una gota que cayo de el espacio, caí lentamente a una velocidad luz. Fue como una preparación al futuro, yo nací con una memoria de perdida mas no preparada para perder a mi madre. Perderla a sido como caer en un abismo a diferentes velocidades. El recuerdo regreso a mi, me bendijo con saber que de ahi venia, de las partículas que caen a la velocidad de la luz. 
    Este trayecto se inyectó de amor en el camino, en el camino en el cual fui expulsada del centro sol de mi madre, la nave que me dio asilo. Salí para que el efecto de magia empezara. Heme aquí entre polvo de estrellas coleccionando cada partícula para armar su ausencia.
    Estoy entre esta clarividencia naciendo tiempo y viéndola en el flote de los rayos del sol.
    La paciencia es una virtud dicen, es algo que viene con el tiempo, es un regalo de vida. Uno espera toda una vida para morir, uno nace para morir es lo unico certero que tenemos al nacer. Nacemos de una madre, cargamos un linaje materno por nuestro ombligo hasta nuestras bisabuelas. Somos carne viva que solidifica la resilencia y la evidencia en carne y hueso. 
    4 años se marcan hoy de la partida irremediable de mi madre. A donde van las personas que se vuelven polvo? A donde yacen sus corazones en el espacio?
    A donde nacen los rayos del sol pero de sus ojos?
    La vida es la melancolía que a través de la poesía se transforma en la muerte; un espacio en el cual se repite, esta en un loop. Mis jardines crecen con flores de un viento de sentimiento que se multiplica al recordar que todo esto es una eterna caída. 
    Piensen antes de hablar, amen sin esperar nada a cambio, no levanten la voz. Abracen a diario, no se vayan a dormir enojadxs, y recuerden que vamos a morir tarde o temprano.